Jueves. 19.10.2017

Las líneas de crédito, la tabla de salvación de miles de autónomos

Realizar pequeñas inversiones, pagar facturas atrasadas y cubrir los gastos extraordinarios del negocio son los principales usos que hacen los autónomos de estas facilidades.

Las líneas de crédito, la tabla de salvación de miles de autónomos

Los autónomos y emprendedores necesitan tener disponible liquidez para desarrollar su actividad y para ofrecer a sus clientes sus productos y servicios. Pero en ocasiones esto es complicado, ya que el negocio de muchos trabajadores por cuenta propia depende de que las administraciones y empresas les paguen en tiempo y forma las facturas.

Según un informe publicado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), las administraciones públicas pagaron a una media de 71 días durante el primer semestre el 2017, incumpliendo así la Ley de Morosidad que establece un límite de 60.

El hecho de tener que esperar más de dos meses para cobrar impide que los pequeños negocios tengan en caja ese efectivo que les permita disponer de tesorería para, por ejemplo pagar a sus trabajadores, abonar las cuotas a la seguridad social, hacer frente al pago a sus propios proveedores, etcétera.

Las entidades financieras, en su afán por atraer a este colectivo compuesto por más de 3,2 millones de personas, ofrecen una serie de productos para ayudarles a solventar sus problemas puntuales de liquidez.

Entre los más demandados están las líneas de crédito, que los usuarios pueden ir utilizando en función de sus necesidades. Bankia y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) han puesto a disposición de las pymes y autónomos una línea de crédito de 1.000 millones de euros para que puedan hacer frente a eventuales faltas de efectivo.

Hasta 25 millones para autónomos

En virtud de ellas, los autónomos y pequeñas empresas podrán acceder a créditos de hasta 25 millones de euros. El montante de los créditos ofertados a las medianas, por su parte, alcanza un máximo de 50 millones.

Fue en octubre de 2014 cuando Bankia y BEI firmaron el primer acuerdo de colaboración para apoyar los proyectos de los emprendedores. Desde entonces ya han adjudicado más de 2.800 millones de euros, que han ido a financiar a los autónomos y a las empresas de pequeña y mediana dimensión.

En este año, y por quinta vez consecutiva, las dos entidades han sellado su alianza financiera, para ofrecer 1.000 millones de euros en créditos a los autónomos y emprendedores que lo soliciten. De ellos, 500 son aportados por Bankia y los otros 500 el BEI. En todo caso, será Bankia quien canalice estos créditos a través de sus oficinas.

Las líneas de crédito, la tabla de salvación de miles de autónomos