Wednesday. 18.10.2017

Los emprendedores reclaman una ley de microfinanciación

Elena Melgar (centro) y José Luis Fernández (izquierda) y Guillermo Guerrero (derecha).
Elena Melgar (centro) y José Luis Fernández (izquierda) y Guillermo Guerrero (derecha).

La Asociación AD Los Molinos ha asesorado desde 2006 a más de 1.300 emprendedores a través de sus programas Lanzadera e Incorpora.

Los emprendedores reclaman una ley de microfinanciación

Dirigida a colectivos vulnerables o sensibles a la hora de emprender como jóvenes, mujeres, extranjeros, personas sin hogar, mayores, etcétera, la Asociación Los Molinos asesora a emprendedores en varios puntos del camino del inicio de sus negocios con talleres gratuitos.

La gerencia asistida consiste en “ayudar a que esas empresas vayan a más en campos como recursos humanos, marketing, tesorería o educación financiera”, ha asegurado José Luis Fernández, responsable de proyecto Lanzadera de la AD Los Molinos en el Curso de Verano de la UCM ‘Nuevos impulsos para autónomos y emprendedores’, celebrado en San Lorenzo de El Escorial.

Desde 2006, más de 1300 personas han sido asesoradas en los programas Lanzadera o Incorpora de la AD Los Molinos. “El plan de negocio es la piedra angular para el emprendimiento. Es un paracaídas. Que es mejor no tener que usar, y que hayas invertido tu dinero y tu tiempo para nada, pero por si acaso”, ha añadido Fernández ante los alumnos.

Guillermo Guerrero (centro), Elena Melgar (izquierda) y José Luis Fernández (derecha).

.La asociación tiene un convenio de microcréditos de hasta 25.000 euros con La Caixa, que financia empresas que desde Los Molinos se han validado. “Se pueden poner negocios con muy poco dinero, pero desde las entidades financieras no les interesa dar financiación de menos de esa cantidad”, ha comentado Guillermo Guerrero, responsable del Proyecto Incorpora de AD Los Molinos. “España no tiene una ley de microfinanciación que regule estas finanzas” y ha recordado que “no son créditos rápidos, eso es usura con unos intereses desorbitados”. Los microcréditos sociales tienen la posibilidad de no ser devueltos, aunque “por nuestra experiencia todos se devuelven porque son negocios viables y que crecen”.

“Muchos que se quedaron desempleados acudieron a nosotros para asesorarse como autónomos. Esta demanda ha ido cayendo según ha ido mejorando la perspectiva económica. Eran personas con un bajo nivel de cualificación aquellas que empezaron con la crisis y ahora esto ha vuelto a cambiar a un nivel alto”, ha asegurado José Luis Fernandez, de AD Molinos. “Restauración y comercio son dos de los principales sectores en los que se implican los nuevos emprendedores, son réplicas de esos trabajos que tenían y que quieren probar”.

Aunque el ámbito de actuación es la Sierra de Madrid, tienen servicio por teléfono y e-mail, o en su plataforma de formación on-line. “Y nos centramos en ayudar, por ejemplo, a reincorporar a personas en el mercado laboral como a expresos. Las ofertas laborales las gestionamos entre las 35 entidades laborales, es un trabajo en red espectacular y que amplía mucho las posibilidades de encontrar una oportunidad”, ha explicado Guillermo Guerrero.

La mesa de la tarde en el Curso organizado por ATA y el ICOGAM ha contado con Elena Melgar, directora de Proyectos como moderadora de la mesa, quien ha recordado que “ATA es principalmente una organización que presume del asesoramiento que dan cada día y de ser un referente en la asesoría entre y para autónomos extranjeros. Son grandes emprendedores y deben poderse dar de alta como autónomos con las mejores garantías”. 

Los emprendedores reclaman una ley de microfinanciación