Jueves. 23.11.2017

MADRID FORO EMPRESARIAL

Diez consejos para internacionalizar una empresa

Internacionalizarse es sinónimo de ganancia de competitividad. Empresas como Grupo Antolín, Uno de 50 o Molecor, son buen ejemplo de ello. Tras varios años recorriendo el mundo, más del 60% de su facturación proviene del negocio internacional. 

Diez consejos para internacionalizar una empresa

El sector exterior en España mejora a buen ritmo, pero no hay que ser complaciente y todavía quedan retos por afrontar como el del aumento de la base exportadora regular y la diversificación de destinos. Entre enero y agosto, las exportaciones españolas crecen a un ritmo de 9,1% superior al del mismo periodo del pasado año, alcanzándose los 182.302,1 millones de euros.

Con un incremento del 74,2% interanual hasta agosto, fueron 85.541 las empresas que exportaron por importe inferior a 50.000 euros, esto es un 71,6% del total. De éstas, cada vez son más las que lo hacen regularmente, es decir, durante un periodo de más de cuatro años. En concreto, 23.992, un 16,2% más.

Más allá de datos que demuestran que internacionalizarse es una aventura más que rentable para las empresas de cualquier tamaño, están las voces de los protagonistas que este martes se han citado en Madrid durante la jornada La internacionalización de las multinacionales españolas, una oportunidad de crecimiento para las pymes, organizada por Madrid Foro Empresarial.

Representantes de Grupo Antolín, Uno de 50 y FCC, se han sentado junto a los emprendedores de Molecor, Carto y Losan, para hablar del “efector tractor” y compartir el decálogo que todo autónomo y pyme que quiera internacionalizarse ha de tener siempre en mente.

  • Ha de “estar en el ADN de la empresa”. Así lo ha expresado Javier Arrévola CEO de Uno de 50 -empresa de joyería artesanal, que ha hecho de Estados Unidos su segundo gran mercado, y cuya facturación procede en un 60% del negocio internacional-. Esta apreciación también ha sido compartida por Guillermo Ochoa, de FCC industrial -con presencia en cerca de 30 países en los que emplean a más de 55.000 personas y que aportan más de la mitad del volumen de facturación de la división-, que destacaba la “necesidad de vocación” en los procesos de internacionalización de las pymes.
  • El respaldo de un plan de acción. Ochoa y Arrévola también han coincidido en que además ha de estar “muy bien pensado”, teniendo las posibles variables que se dan en el consumo y otros factores de riesgo como posibles cambios en las reglas del juego en los países con menor seguridad jurídica.
  • Conocer el mercado al dedillo. Más allá de los datos del mercado, regulaciones y situación financiera, “es imprescindible conocer la cultura, el potencial y los recursos humanos con los que se va a contar”, ha explicado María Helena Antolín, vicepresidenta y directora de Marketing, Comunicación y Relaciones Institucionales de Grupo Antolín –empresa familiar de componentes de automóvil con 146 fábricas en 26 países.
  • ¡Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija! O lo que es lo mismo, rodearse de proveedores de confianza (que habitualmente suelen ser pequeñas empresas o autónomos). Éstos pueden ser locales ,o por el contrario, pymes y autónomos ‘arrastrados’ al país de destino por una empresa de mayor tamaño. A este respecto, el portavoz de FCC ha relatado que “la mano de obra es muy reticente a salir, pero si se trata de servicios de asesoría, ingeniería, etc… no lo dudamos. Recurrimos siempre a empresas de confianza, que en casi el 100% de los casos son españolas”.  
  • Inteligencia de mercado. Aspecto que desde Uno de 50 consideran de “muchísima importancia” por la información que aporta en la toma de decisiones como la elección del modelo de implantación (tienda propia, franquicia o multitienda) así como por todo lo relativo a las preferencias del consumidor del país destino.
  • Ser viral. “las influencers de hoy son las prescriptoras de hace 20 años”, ha afirmado Arrévola. La importancia de las redes sociales e internet es determinante. Ahora bien, hay que saber emplearlas según el tipo de negocio. Si para unos como Losan o Uno de 50 sirven de canal de ventas, para otros como FCC, Carto y Molecor lo hacen como imagen de marca, “el timelapse de la construcción del Wanda Metropolitano fue un bombazo”, ha puntalizado Ochoa. Incluso para empresas como Grupo Antolín, las redes sociales sirven para captar talento.
  • Aprovechar las plataformas de comercio electrónico. Sabiendo emplearlas y teniendo claros los objetivos, son una “magnífica herramienta para crear marca paso a paso”, ha detallado Gerd Loewen, director general de Losan -marca española especializada en moda infantil en la que el negocio internacional supone más del 50%-. Los Amazon, Ebay o Alibabá se han convertido en instrumentos para dar a conocer el producto en el mercado, posicionarse y testar con menor riesgo si interesa o no implantarse en el mercado destino.
  • Quitarse la mentalidad de tendero. Lo español es sinónimo de calidad, estamos a la altura de países como Alemania, Francia o Reino Unido. Mantener la calidad pese a que el coste sea más elevado es determinante. En el caso de Uno de 50, el diseño, la fabricación y la producción se hace en Madrid: “Nos resultaría más barato producir en China, pero hemos de apostar por la calidad. Es lo que nos ha llevado a estar donde estamos, nuestro valor diferencial”.
  • No todo es igual. La experiencia en un mercado no puede llevarse a otro. “Cuando se toma la decisión de internacionalizarse hay que preguntarse si vamos a mantequilla dura o mantequilla blanda y en función de ello diseñar la estrategia”, ha relatado Miguel Arias -COO de Carto, start up de geolocalización que factura el 80% en mercados internacionales, principalmente en Estados Unidos-. En este apartado es importante destacar el papel de los socios locales, especialmente en los mercados con menos seguridad jurídica o con barreras lingüísticas como China.
  • Cultura de “trabajador del mundo”. Así lo ha descrito Ignacio Muñoz, de Molecor Tecnología -pyme española que se ha convertido en referente dentro de la industria del agua con presencia en los cinco continentes en la que el 87% de las ventas proceden de fuera de España-. Muñoz destacaba la importancia de que “saber de qué se habla en el país, abre muchas puertas” .

P.D.: Este decálogo ha de ir maridado con una buena dosis de  “paciencia y perseverancia”.

Diez consejos para internacionalizar una empresa