Jueves. 23.11.2017

Una nueva tecnología pretende acabar con las entregas fallidas del comercio electrónico

Una startup ha desarrollado un programa que permite que el usuario reciba sus paquetes en casa o en la oficina sin necesidad de estar presente en el momento que llega el mensajero.

Una nueva tecnología pretende acabar con las entregas fallidas del comercio electrónico

De esa forma, facilita la recepción del paquete y permite la entrega a un menor coste. Actualmente la compra por internet cada vez es más común entre los usuarios; sin embargo, el 30% de los envíos  de comercio electrónico en España son entregas fallidas.

De este porcentaje, un 90% no llegan al destinatario debido a la ausencia en el momento de entrega, según un comunicado de Citibox, la empresa impulsora de este proyecto., que consiste en instalar buzones inteligentes en las zonas comunes de los edificios. El coste que supone a las empresas cada entrega es de 1,63€ de media, siendo un importe mayor en el caso que el mensajero tenga que volver a la misma ubicación para que el consumidor consiga la recepción del paquete.

Para evitar este obstáculo, la compañía va a instalar buzones inteligentes en las zonas comunes de las empresas o edificios y urbanizaciones de vivienda permitiendo al repartidor depositar la entrega con éxito. Una vez entregado el paquete, el usuario recibirá un código a través de la aplicación para abrir el buzón y recoger su pedido en el momento que prefiera, logrando de esta manera garantizar la seguridad y la privacidad de sus compras. La estimación del tiempo de espera en el lugar de recepción hasta ahora es de dos a seis horas.

Esto se debe a que algunas compañías no facilitan la hora de entrega, sino que éste se encuentra limitado en un periodo de tiempo. La entrega se realiza en 24 horas Según el consejero delegado de Citibox, David Bernabéu, "esta tecnología optimiza el reparto, por lo que es útil tanto para el usuario como para las empresas de logística y el comercio electrónico”. Y añade que el objetivo es que la recepción del pedido sea tan fácil como la compra.

Una nueva tecnología pretende acabar con las entregas fallidas del comercio electrónico