Jueves. 23.11.2017

HACIENDA GRANTIZA TODOS LOS PAGOS

Qué tienen que hacer los proveedores catalanes para cobrar sus facturas

Aprobado el mecanismo de control de pagos, Montoro insiste en que “todo el mundo va a cobrar en plazo”

Qué tienen que hacer los proveedores catalanes para cobrar sus facturas

Lo confirmaba el propio Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Función Pública, el pasado uno de agosto en una entrevista concedida a AyE “ninguna actuación que pueda adoptar el Gobierno respecto a cualquier comunidad va a afectar negativamente a los proveedores, sino todo lo contrario: se les va a seguir ayudando y protegiendo”.

Los proveedores de la Generalitat pueden estar tranquilos, pues “todo el mundo va a cobrar en plazo”, ha aseverado con tono firme Montoro. Será el Estado a través del FLA (Fondo de Liquidez Autonómico) quien se encargará de abonar las facturas.

Ahora bien, ¿cuál es el mecanismo?

El ministro ha detallado que “las facturas de proveedores deberán registrarse y comunicarse a través del FACe (Punto General de Entrada de Facturas Eléctrónicas)”.

Una vez registradas, se procederá a su comprobación y validación, tanto por la Intervención General del Estado como por la Agencia Tributaria (AEAT). Pasado el filtro, se dará la orden de pago que asumirá el ICO (Instituto de Crédito Oficial), entidad encargada de las liquidaciones.

¿Cuánto se tardará en cobrar?

En relación al tiempo que tardarán los autónomos y las pymes en cobrar sus facturas, éste “dependerá del tiempo de tramitación” explican fuentes de Hacienda. A este respecto, lo lógico es que se cumpla con lo establecido por la normativa antimorosidad, es decir, 30 días de máximo.

Según el informe del mes de junio (último disponible) sobre Periodos Medios de Pago (PMP) de las comunidades autónomas. Cataluña paga a sus proveedores en 25,73 días, a los que hay que sumar los 30 desde la entrada en el registro. Es decir, el tiempo se alarga hasta los casi 56 días de media.

Dicho informe pone de manifiesto también que es la Generalitat la que mayor deuda comercial acumula 1.518,67 millones de euros (0,69% del PIB). Cantidad que representa casi el 23% del total de la deuda comercial del conjunto de comunidades autónomas (6.651,47 millones de euros). Cabe destacar que cerca del 60% (874.579,34) de lo que debe la administración regional catalana lastra al sector sanitario (farmacias y hospitales).  

El Gobierno ha aprobado ahora un "novedoso mecanismo de control de pagos para garantizar que ningún euro va a financiar actuaciones ilegales y garantizar el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria”, ha anunciado en la rueda de prensa posterior al consejo de Ministros de hoy. Es la respuesta del titular de Hacienda a la provocación de la Generalitat y de su vicepresidente, Oriol Junqueras, quien mediante una misiva dirigida al titular de Hacienda advirtió que no enviará los informes semanales de gasto obligados por los mecanismos de control de estabilidad presupuestaria.

No hay variación

Para los autónomos, el procedimiento no varía respecto se viene aplicando desde 2012, cuando Montoro impulsó mecanismos como plan de pago a proveedores, FLA o Fondo de Facilidad Financiera -líneas de crédito en condiciones ventajosas- con el objetivo de saldar las deudas acumuladas en los cajones de las distintas administraciones así como para pagar los servicios públicos en tiempo y forma.

Desde entonces y hasta ahora, Cataluña ha sido la autonomía que más dinero ha recibido de las del Estado. En concreto, la friolera de 58.116 millones de euros, o lo que es lo mismo, el 31% del importe total del Fondo, según el informe Spain Outlook elaborado por la firma Equipo Económico en el mes de mayo de este año.

El registro de facturas en el FACe tampoco es algo novedoso, ya que desde el 15 de enero de 2015 todos los autónomos y empresas que trabajan para la administración tienen la obligación de emplear este sistema. En los casi tres años de funcionamiento del FACe se han presentado un total de 19.971.352, de las que 338.776 correspondieron a Cataluña.

Una “manita” para el control

El mecanismo de control de pagos es la última respuesta que ha dado el Gobierno para plantar cara al desafío de los independentistas catalanes y se aplicará “durante el tiempo que dure la situación. Dependerá de la Generalitat, que es quien pone en riesgo tanto los pagos de los servicios públicos como los de sus proveedores”, ha afirmado Montoro.

Así, Cataluña tendrá que cumplir –“es imposible que no cumplan”, ha sentenciado el ministro- con cinco requerimientos:

  1. Se requiere al presidente de la Generalitat para que en un plazo de 48 horas comunique a Hacienda un acuerdo de no disponibilidad que garantice el pago de las nóminas de los funcionarios y de los servicios públicos (sanidad, educación y servicios sociales). Si no se produjese será el propio ministro Cristóbal Montoro quien adopte la decisión.
  2. En relación, a los pagos de los servicios públicos, la comunidad autónoma deberá comunicar los créditos pendientes. Éstas deberán ir firmadas por la intervención y será el Estado quien liquide los importes con terceros.
  3. Cataluña no podrá librar pagos no acreditados.
  4. Todo tipo de endeudamiento deberá ser aprobado por Hacienda.
  5. Las facturas a proveedores deberán presentarse y comunicarse a través del FACe.
Qué tienen que hacer los proveedores catalanes para cobrar sus facturas