Jueves. 14.12.2017

DÍA INTERNACIONAL DE LA DISCAPACIDAD

Sólo dos de cada diez contratos a personas con discapacidad son indefinidos

Hasta octubre, más de 92.500 discapacitados se han incorporado al mercado laboral.

Sólo dos de cada diez contratos a personas con discapacidad son indefinidos

Ver la discapacidad como una oportunidad, olvidándose de etiquetas y paradigmas. Este es el pensamiento que cala cada vez con más fuerza en la empresa y el emprendimiento en España.

Prueba de ello es que las contrataciones de personas con discapacidad se han duplicado en los últimos ocho años. Concretamente, han pasado de 51.177 en 2010 a 92.582 el pasado año, según el último estudio de Fundación Randstad. No obstante, queda mucho camino por hacer y sólo dos de cada diez contratos (18,9%) tienen carácter indefinido, proviniendo 7.214 (41,1%) de ellos de la temporalidad.

“No necesito pensar si las personas con discapacidad que contrato pueden hacer su trabajo igual de bien que las que no lo son”, ha relatado Lola Palacio, CEO de Concepto I -empresa de ingeniería dedicada a la fabricación de pizarras de vidrio magnético, rotulable, proyectable, retroiluminable, interactivo y con inserción de videoconferencia-. Desde que Lola emprendió, allá por 2011, lo tenía claro, “la sociedad y las empresas se deben humanizar”. Y es que “¿quién ha nacido sin una tara?”, pregunta.

Predica con el ejemplo. Los imanes de sus pizarras están elaborados por personas con discapacidad intelectual que forman parte de los programas de la Asociación Juan XXII.  Esta empresaria gallega destaca que, lejos de prejuicios, para determinados trabajos tienen niveles muy elevados, “cuando hacen algo se concentran y se lo toman tan en serio que salirse de la raya es un mundo. Resulta que al final hacen mejor el trabajo por el empeño que le ponen”.

Ion Esandi es el fundador de Job Accommodation, empresa de consultoría e ingeniería de proyectos que diseña y desarrolla productos respetuosos con el medio ambiente, que facilitan la integración de las personas con discapacidad en la vida cotidiana pero que también puedan ser usados por personas sin ningún tipo de minusvalía.

Junto a su socio Patxi, apostaron por un equipo integrado por personas con y sin discapacidad, como “Gonzalo, que nos acompaña desde el principio”. De hecho, durante todo el ciclo de desarrollo de sus productos (desde el diseño hasta la comercialización, pasando por las pruebas de usuario que realizan desde el inicio del proceso), así como en el área de asesoramiento a las empresas, han integrado y empleado a personas con capacidades especiales, “que son los que nos dicen si el producto es realmente útil para ellos, si hay que mejorar aquí o allá... En definitiva, si les facilita hacer una vida normal.”

En los casi nueve años de recorrido de su empresa, Ion destaca “lo mucho que han aprendido sobre cómo las personas con discapacidad intelectual entienden mejor y de forma más fácil las cosas”. Algo que precisamente está en la génesis del área de consultoría de Job Accommodation “lanzar la información para que sea más fácil de entender y más eficiente”.

Sólo dos de cada diez contratos a personas con discapacidad son indefinidos