Jueves. 23.11.2017

SUBCOMISIÓN PARA LA REFORMA DEL RETA

CCOO propone que las empresas paguen las cotizaciones de los TRADE

Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección Social de Comisiones Obreras.
Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección Social de Comisiones Obreras.

El sindicato pide además que se extienda la cotización por cese de actividad a todo el colectivo de autónomos.

CCOO propone que las empresas paguen las cotizaciones de los TRADE

El secretario de Políticas Públicas y Protección Social de Comisiones Obreras (CCOO), Carlos Bravo ha defendido esta tarde que las empresas que tengan a autónomos económicamente dependientes en sus plantillas (TRADE) asuman las cotizaciones sociales por trabajo y enfermedad profesional.

Bravo, que ha comparecido en la Subcomisión para la reforma del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) ha justificado la medida “en virtud de la dependencia” que tienen este tipo de trabajadores por cuenta propia con su cliente principal.

Asimismo, ha propuesto avances en la equiparación de los derechos de los TRADE con los trabajadores del Régimen General. Entre ellas la relativa a las “garantías legales frente al despido, asociadas a prestaciones de maternidad y paternidad”. A este respecto, el portavoz sindical ha criticado la reforma de los artículos 16.3 y 11.2 del Estatuto del Trabajo Autónomo que, en su opinión “ha intentado sustituir esta garantía por bonificaciones para que el TRADE mantenga la actividad productiva mediante la subcontratación de su actividad durante la percepción de estas prestaciones”.

Según la EPA del tercer trimestre de 2017, en España hay 275.000 trabajadores autónomos económicamente dependientes, sin embargo, apenas 10.999 están inscritos como tal en los registros de la Seguridad Social.

No es la primera ocasión desde que el pasado 18 de octubre se iniciasen los trabajos de la Subcomisión en la que este colectivo sale a relucir. El presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) ya se refirió a ellos durante su comparecencia: “La mejor forma de combatir el falso autónomo es dar seguridad jurídica a los TRADE”, afirmó. A este respecto, insistió en que las indemnizaciones por ERE (Expediente de Regulación de Empleo) a las que este colectivo tiene derecho estén exentas de cotizar, ya que tal y como se recoge en la normativa tributaria actual se consideran renta profesional y están sujetas a retenciones de hasta el 30%). Por otra parte, planteó el desarrollo de una fórmula en la que sea el autónomo y no la empresa quien registre el contrato en la Seguridad Social. Además, insistió en eliminar la obligación de tributar.

Extensión del cese de actividad

Además de los TRADE el decálogo de medidas presentado por Comisiones Obreras recoge la extensión de la prestación por cese de actividad -el paro de los autónomos- a todo el colectivo. Aunque no lo ha afirmado abiertamente, la medida conllevaría la obligatoriedad de cotización por este concepto, que a día de hoy es voluntario y supone un 2,2% sobre la base de cotización elegida.

Bravo ha propuesto, además, que la gestión de la prestación corra a cargo del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) y no en las Mutuas tal y como ocurre en la actualidad, ya que de este modo “se confunde el papel de las Mutuas, que deben ser controladas en su actividad y perseguir que la atiendan plenamente, en lugar de ampliar sus espacios de actuación a nuevas contingencias.”

Cotizaciones

Para Comisiones Obreras, la mejora del modelo de cotización de los autónomos en pro de hacer converger las bases medias de cotización del RETA con las del Régimen General, implica necesariamente avanzar en un modelo de cotización por ingresos reales.

Bravo ha expuesto varias alternativas para su implantación en el sistema. La primera, de la que ha dicho que “es posible poner en marcha de forma prácticamente inmediata” fijaría como base de cotización los últimos ingresos conocidos por la Agencia Tributaria y Seguridad Social, con excepción de que el afiliado acredite que éstos son superiores. Todo ello estará sujeto a revisión una vez hechas las correspondientes comprobaciones por parte de la Administración.

La segunda pasa por actuar sobre el periodo de cálculo de la base reguladora de la prestación, aunque de llevarse adelante ha alertado de un posible incremento del consumo de complemento a mínimos “sin que necesariamente aumente la contributividad”.

Por último, de no aceptarse ninguna de las anteriores, el secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO ha optado por continuar revisando al alza la base mínima con el objetivo de aproximar las cotizaciones medias de los dos regímenes.

Por otra parte, cotizar por ingresos reales “es una buena vía de resolver la fórmula de cotización a tiempo parcial”, de la que ha afirmado que “no puede solventar los retos de costes a los que se exponen los trabajadores con menos ingresos, y supondrán una merma en las cuantías de sus prestaciones futuras”. No obstante, de mantenerse y al objeto de evitar el fraude deberá restringirse su acceso “Su aplicación solo debe regularse en el marco de un régimen de actividad muy concreto donde esté debidamente justificada su utilización y debería llevar aparejada la implementación de fórmulas de control y seguimiento por parte de la Inspección de Trabajo de las que actualmente no se dispone”.

Precisamente la "necesidad" de  una regulación ad hoc para los autónomos que trabajan  a tiempo parcial ha centrado la ponencia de Iñigo Sagardoy, miembro de la Junta Directiva del Círculo de Empresarios y Presidente de Sagardoy Abogados. En declaraciones a Europa Press, Sagardoy ha defendido "hay un hueco de gente que realiza trabajos esporádicos, por horas, que no están cubiertos por la Seguridad Social o que a lo mejor no quieren estar cubiertos porque es muy costoso". En su opinión, esta sería una fórmula para "aflorar" la economía sumergida, mejorar las contribuciones al sistema y  ayudar a que "no se tenga temor a afiliarse a la Seguridad Social por los costes que supone".

En este caso, propone un sistema de cotización por horas de trabajo a partir de dos fórmulas. La primera sería similar al 'cheque de empleo' francés. Con este sistema el particular paga al autónomo y asume el coste de sus cuotas. En el caso de empresas, sería ésta quien ingresaría directamente el importe de la cotización al sistema, similar a lo que ocurre con los trabajadores por cuenta ajena. De este modo, se obtiene la trazabilidad de las horas de trabajo, permitiéndose un mejor control y evitar posibles fraudes y abusos. 

Pese a que todavía hay retos que afrontar, Sagardoy ha aplaudido la puesta en marcha de la Ley de Reformas Urgentes para el Trabajo Autónomo, "que ha mejorado muchas cosas y recoge demandas históricas del colectivo". 

Módulos

Desde el sindicato tampoco se han mostrado partidarios de continuar con la dualidad en la tributación (estimación objetiva y directa), y señalan que deberían unificarse ambos. En la práctica, ha apuntado que de este modo aparte de facilitar la puesta en marcha del sistema de cotización por ingresos reales, se evitaría el uso fraudulento que se hace de este sistema, especialmente en el ámbito de las actividades que tienen beneficios elevados.

En otro orden de cosas, también ha puesto en duda la efectividad de las políticas de bonificación de cuotas, como la Tarifa Plana de 50 euros, o la compatibilidad del cobro del 100% de la pensión de jubilación con el desarrollo de una actividad por cuenta propia. En este último punto se ha referido a la opacidad de la información por parte de la Seguridad Social “ayudaría que la Seguridad Social publicara información periódica al respecto, cosa que no hace”, y ha considerado que su efectividad se limitaría al colectivo de empresas “con resultados ajustados pero existentes”. 

CCOO propone que las empresas paguen las cotizaciones de los TRADE