Jueves. 23.11.2017

Cada vez son más ciudadanos los que reclaman a las compañías aéreas

Cada vez son más ciudadanos los que reclaman a las compañías aéreas

La cancelación de vuelos conlleva un evidente perjuicio para los clientes quienes, tras haber adquirido sus billetes y planificado sus viajes, se ven obligados a realizar cambios en sus planes.

Los usuarios pueden ejercer los derechos de que disponen y poder presentar una reclamación. Si se dan las condiciones pueden presentar una reclamación por la cancelación de un vuelo, el retraso del mismo, un problema de overbooking e incluso el extravío del equipaje.

En la actualidad puede presentarse una reclamación hasta por el retraso del equipaje, como sucedió recientemente en la Comunidad Valenciana, donde un juez aceptó a trámite la reclamación de una usuaria a quien la compañía no le entregó su equipaje hasta pasadas 24 horas de haberse bajado del avión, que le trajo a la península desde Palma de Mallorca.

Las reclamaciones pueden presentarse directamente en los mostradores que las compañías aéreas ponen a disposición de sus clientes, en los aeropuertos donde prestan servicio. Los usuarios también pueden optar por delegar esta reclamación a un tercero: a una empresa especializada, con abogados en plantilla, quiénes presentarán una reclamación basada en sus conocimientos jurídicos y experiencia.

La nuevas tecnologías permiten que este trámite pueda realizarse de manera cómoda, sin tener que desplazarse al aeropuerto, o al despacho de su abogado, pudiendo hacerlo desde sus hogares, con la única ayuda de su ordenador y conexión a internet, a través de diferentes portales. En algunas como Reclamación de vuelos, trabajan hasta 30 abogados.

Las cantidades que suelen conseguir va desde los 250 € hasta los 1.200 €.

Cada vez son más ciudadanos los que reclaman a las compañías aéreas