Sábado. 25.11.2017

LEY DE REFORMAS URGENTES

Los autónomos podrán deducirse el seguro médico hasta 500 euros

La medida se extiende a los cónyuges e hijos menores de 25 años. En el caso de discapacidad, la deducción se eleva hasta 1.500 euros.

Los autónomos podrán deducirse el seguro médico hasta 500 euros

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, a la espera de que el Senado de luz verde para su aprobación definitiva, pone negro sobre blanco y normaliza cuestiones que, hasta ahora, quedaban al arbitrio de las consultas vinculantes. Especialmente en materia de deducciones fiscales.

A partir de su puesta en marcha, los autónomos que cuenten con un seguro médico privado podrán deducirse hasta 500 euros en su declaración de IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas). La medida se extiende en la misma cuantía al cónyuge e hijos menores de 25 años. Asimismo, en el caso de que exista discapacidad, la deducción se eleva hasta 1.500 euros.

Pendientes de conocer el reglamento al detalle, si tomamos como referencia la respuestas que se han venido produciendo desde la Agencia Tributaria (AEAT), sólo podrán beneficiarse de dichas deducciones los trabajadores por cuenta propia que tributen por el régimen de estimación directa, quedando por tanto excluidos quienes lo hacen por módulos.

Ahora bien, lo que por un lado se integra dentro de lo que el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha calificado de “rebaja fiscal a los autónomos”, podría afectar de forma negativa a la caja de la Seguridad Social porque puede desmotivar la mejora de las bases de cotización de los trabajadores del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). “Subvencionar la inversión en sistemas de protección privados puede incentivar que muchos autónomos opten por esta vía, dejando de lado lo público”, ha explicado José Luis Perea, vicepresidente y miembro de la Junta Directiva de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos), en declaraciones a AyE.

Perea insiste en que “la medida es bienvenida”. Ahora bien, desde ATA -dice- "abogamos por un sistema público que garantice la universalidad del sistema sanitario en España, y para ello es necesario mejorar los ingresos por cotizaciones sociales, concienciando a los autónomos de que éstas no son un impuesto, sino una inversión a futuro que además de asegurar la prestación de servicios médicos sin distinciones también está referida a otros conceptos como la jubilación o el cese de actividad”.

En la misma línea se ha pronunciado Eduardo Abad Sabaris, secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), “la medida está orientada a reasegurar algo que la Seguridad Social ya ofrece universalmente y podría ir en detrimento de la recaudación por cotizaciones sociales”. En este sentido, considera que bajo el marco de la Subcomisión para la reforma del RETA se deben estudiar nuevas iniciativas que animen al colectivo  a mejorar sus bases de cotización.

Por otro lado, la medida supone también un espaldarazo para las compañías aseguradoras, que tienen su particular filón en los autónomos. De hecho, según el estudio Oferta de seguros personales para autónomos de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) y RGA Re International Iberia, el 28,6% de los autónomos cuenta con un seguro de salud. Además, y en términos generales, prácticamente nueve de cada diez aseguradoras cuentan con productos específicos para el colectivo y en torno al 80% realizan acciones comerciales ad hoc. Asimismo, según dicho informe este particular nicho aumentó un 7,6% en primas en 2015.

Base mínima, protección mínima

El 86,4% (1.725.962) de los cerca de dos millones de autónomos persona física cotizan por la base mínima. La cifra se eleva a más del 90% si tenemos en cuenta sólo los menores de 40 años y al 97,3% si tomamos sólo como referencia a los autónomos extranjeros.

Además de las acciones de concienciación que, tanto por parte de las distintas organizaciones de autónomos como por la de la administración se vienen realizando, la Ley de Reformas Urgentes dedica su título primero a “facilitar la cotización a la Seguridad Social”. Así, se establece un nuevo régimen de recargos por pagar la cuota fuera de plazo, reduciéndose del 20% actual al 10% en el caso de que la deuda se abone dentro del primer mes posterior al vencimiento.

A ello se añade el reintegro “de oficio” del 50% del exceso de cotización en el caso de los trabajadores por cuenta propia en pluriactividad. Ambos pasos se completarán con las recomendaciones que manen de la Subcomisión para la Reforma del RETA, cuyos trabajos está previsto que se inicien antes de final de año.

Hasta el mes de julio la Seguridad Social había recaudado 62.117 millones de euros en concepto de cotizaciones sociales, de los cuales cerca del 10,5% correspondieron al régimen de autónomos (6.495 millones).

Los autónomos podrán deducirse el seguro médico hasta 500 euros