Lunes. 24.07.2017

CURSO DE VERANO UCM SOBRE EMPRENDIMIENTO

Claves para conquistar a un 'business angel'

Javier Cid, gerente de Alentia Alternativa, durante el Curso de Verano UCM.
Javier Cid, gerente de Alentia Alternativa, durante el Curso de Verano UCM.

La falta de liquidez y el riesgo de invertir en un proyecto no frenan a estos ángeles financieros, que arriesgan su capital privado para sacar adelante el negocio de un emprendedor.

Claves para conquistar a un 'business angel'

Los business angels ha llegado para quedarse. La financiación mediante inversión privada se ha convertido en la razón por la que cada vez más proyectos innovadores han visto la luz. Tras ellos hay personas que han decido invertir sus ahorros en un negocio que por sus características le ha llamado la atención.

“El término business angel viene de Estados Unidos, pero esta figura ha existido siempre, porque cuando una persona quería montar una empresa acudía al amigo que sabía que tenía dinero. Lo único que ha pasado es que el concepto ha avanzado y se ha regulado”. Así explica Javier Cid, gerente de Alentia Alternativa -una red de business angels-, esta figura de inversión privada que tan de moda está en el mundo del emprendimiento y tras la cual “hay una persona normal y corriente que se dedica a invertir en negocios privados con unas características muy concretas”.

Al tratarse de una inversión privada y personal, el business angel se decantará por aquel proyecto con el que conecte emocionalmente. De hecho, según ha revelado Javier Cid durante su ponencia en el Curso de Verano de El Escorial de la UCM organizado por ATA e ICOGAM: “Este tipo de inversión tiene una gran diferencia con la inversión en otro tipo de productos financieros y es el vínculo emocional que se crea con el emprendedor y con su proyecto”.

Pero la conexión sentimental no es el objetivo final de estos inversores financieros, el objetivo final es la rentabilidad. Para ello “buscamos empresas que nos resulten atractivas, o bien porque tengan un recorrido interesante, o porque tenga hitos relevantes… Y que tenga siempre un proyecto de expansión, porque los inversores no quieren invertir para en un proyecto, para que el emprendedor deje de estar con el agua al cuello de otra forma”, aclara el gerente de Alentia Alternativa. 

<

Las características que este experto observa en un proyecto para decidir si merece la pena la inversión son: 

  1.  Viable: que reúna una serie de características que hagan el producto realizable, rentables…
  2. Solucione un problema: “Cuanto mayor sea el problema, mejor”, dice Javier Cid, “porque más personas lo padecen y hay mercado”. No obstante, antes de lanzarlo aconseja comprobar que la demanda está dispuesta a pagar por ese producto.
  3. Ventaja competitiva sostenible: básicamente es cuando dispones de algo que los demás no saben hacer. Tener un distintivo frente a la competencia.
  4. Que sea el momento adecuado: no todos los negocios funcionan en todos los momentos. El ejemplo que Cid pone es el telemaratón -un programa que se emitía por televisión, donde una persona vendía un producto y si a la gente le interesaba llamaba y le daba dinero-, iniciativa que compara con el crowdfunding que tanto éxito ha tenido: “El crowdfunding es el telemaratón de antes”, señala.

Estas cuatro características hacen de cualquier proyecto un negocio viable y rentable, pero “esto no es suficiente para el inversor privado” aclara Cid, que añade otras dos:

  1. Escalable: es decir, que pueda crecer por encima de los recursos que va a necesitar.
  2. Escenario de salida: un business angel invierte en un negocio con la intención de que al cabo de unos años pueda venderlo y obtener rentabilidad.

Este último aspecto es muy importante, destaca Javier Cid, pues “tanto el inversor como el emprendedor deben estar alineados en ese pensamiento de venta en futuro. Los business angels ganan dinero comprando empresas con alto potencial de crecimiento que luego venden”. Por esta razón, en Alentia piden que los proyectos sean abiertos, es decir, que “los inversores privados puedan ver cómo la empresa está gestionando su dinero y cómo avanza” explica Cid, para que cuando llegue el momento puedan vender con seguridad.

No solo proyectos tecnológicos

Los business angels son conocidos en el mundo del emprendimiento por operar en red y por invertir principalmente en proyectos de bases tecnológica -startups- porque tienen grandes posibilidades de escalabilidad. Pero en Alentia Alternativa se dedican a invertir “en proyectos de todo tipo y de cualquier sector de actividad, incuso en negocios tradicionales”, detalla Javier Cid.

Desde que naciese esta red de inversores privados, que Javier Cid define como una agencia matrimonial porque une a proyectos con inversores, ha movido más de cuatro millones de euros al financiar proyectos como el balneario Valbuena de Duero; una empresa que detecta el cáncer de colon; Amadix, una red social para compartir cosas de belleza… “Hemos invertido en diferentes sectores y modelos de negocio. Prácticamente estudiamos cualquier proyecto que pueda resultar interesante para nuestra red de más de 140 inversores”, concluye el gerente de la compañía.

Claves para conquistar a un 'business angel'