Lunes. 24.07.2017

Grupo Norte, del pequeño colmado de León a recorrer el mundo

La compañía que se ha convertido en líder internacional en el sector de los ‘facility services’, ha proporcionado trabajo a más de 500 personas con discapacidad a través de su Centro Especial de Empleo. Entre los pilares estratégicos está el que cada responsable de contrato funcione como una pyme innovadora.

Grupo Norte, del pequeño colmado de León a recorrer el mundo

"No hay mejor oportunidad que una amenaza bien gestionada". Eso mismo que promulga hoy José Rolando Álvarez, presidente de Grupo Norte, lo debieron pensar sus padres Manuel Álvarez y Amelia Valbuena, cuando allá por los años 60 emigraron de una aldea de la montaña leonesa hasta Valladolid para abrir una pequeña tienda de limpieza. “No tenían más remedio”, relata Álvarez.

Satisfecho y relajado, el que hoy es uno de los empresarios españoles que más ha hecho por la integración socio laboral de personas en riesgo de exclusión social, mira hacia arriba, y sonríe. Recuerda entonces el “estigma absoluto” que supuso tomar las riendas del negocio durante los movidos 80, “en aquella época no les decía a mis amigos que era empresario”. Letra escarlata que a día de hoy es, sin embargo, fuente de progreso e innovación. La compañía cuenta con 12.752 empleados, de los que casi el 80% forman parte de la plantilla fija del Grupo, que creó 540 puestos de trabajo en 2015 y facturó 201 millones de euros a sus 1.700 clientes. Al igual que ocurre en el sector en general, sus ventas consolidadas apenas les dejan margen una vez pagadas las nóminas. “Los sueldos, que se corresponden siempre con lo pactado en convenio, se lo comen casi todo”, aclara.

La productividad de las empresas mejora un 80% en las primeras fases de implantación de las soluciones

Más allá de la frialdad de los datos y en cuanto a la trayectoria de Grupo Norte, la integración y diversificación tomaron el testigo a lo que en sus orígenes creció “por lo que nos pedían los clientes. ¿Por qué no ir de Valladolid a Palencia a limpiar unas oficinas”. Se cultivó así el germen de la que hoy es una de las empresas líderes en el sector de los ‘facility services’ -limpieza, mantenimiento, seguridad, jardinería y desinfección de edificios de oficinas, organismos públicos, industrias, hospitales, centros comerciales, etc…-

Consolidada esta área, se fueron reinventando y surgieron otras unidades de negocio, como los servicios integrados outsourcing (logística, azafatas de congresos, gestión de datos, apoyo a fuerza de ventas, atención al cliente, etc…), correiduría de seguros, asesoramiento en recursos humanos y servicios sociales tanto a domicilio como en residencias y centros de menores. Cuatro pilares que se completan con el Centro Especial de Empleo a través del que han conseguido que 437 personas con discapacidad en España dispongan de un puesto de trabajo estable. Y es que la responsabilidad y el compromiso social forman parte del ADN de la empresa “creemos que hay que devolver a la sociedad lo que ella misma nos aporta”. Asimismo, consideran que el trabajo es determinante para la socialización de personas en riesgo de exclusión, “todo gira en torno a la integración que reduce las desigualdades, cohesiona y genera justicia social”.

Aprender a delegar

Llegar hasta aquí no ha sido un camino de rosas. “El problema eres tú” fueron las palabras que Álvarez tuvo que escuchar de boca de un consultor que durante un periodo de incertidumbres y gráficos en caída libre. Tras ello “aprendí a delegar”, sonríe.

Se produjo entonces un cambio de estrategia y “pasamos a ser un eslabón más en la cadena de valor de nuestros clientes”–entre los que se encuentran El Corte Inglés, Inditex, Decathlon, la Xunta de Galicia o el 112 de Castilla y León-. “No somos un proveedor, somos un agente de mejora continua”, puntualiza Álvarez, para quien el futuro de las empresas pasa por “entender las necesidades de los clientes, hablar mucho con ellos y a partir de ahí desarrollar una ingeniería de procesos que, desde la externalización, se integre como uno más”.

Precisamente esta es la estrategia que consigue que en la primera fase de implantación de las soluciones que desarrollan ad hoc, la productividad de las empresas para las que trabajan mejore un mínimo del 20% y de entre el 3% y el 5% una vez que ya están instauradas “y si no es así es que algo no estamos haciendo bien”.

Cliente-centrismo

El ‘cliente-centrismo’ es otra de las convicciones de Álvarez. “Las empresas tenemos que saber quién es nuestro cliente, conocerle a fondo. ¿Cómo vas a ofrecer soluciones si no?”. Para conseguirlo ser flexible y llevar la responsabilidad muy abajo con unidades de negocio pequeñas es la receta “pido a cada responsable de contrato que funcione como una pyme y que además sea innovadora”.

Atendiendo a la evolución de las líneas de negocio de la compañía, y en el ámbito de España, algo empieza funcionar en materia de empleo. Soluciones para Recursos Humanos fue la división que, con una facturación de 69 millones (44% más que en 2014), se llevó la palma del crecimiento ocupando así el 35% sobre el total de ventas de la empresa y pegando un buen mordisco al ‘facility’ que con 68,9% de ventas (4,5% más) tiene un peso del 47% en el total de facturación.

El Corte Inglés, Decathlon o Inditex son algunos de sus clientes

Cifras con las que no se conforman y que, “no se quedarán aquí”. Durante 2016, la multinacional castellano leonesa aprovechó para mejorar su solvencia financiera y afrontar el nuevo Plan Estratégico 2017-2019, “que dibuja un Grupo Norte más grande, más fuerte y más eficiente”. Tal es así que las previsiones que se manejan apuntan a un crecimiento de ventas del entorno del 10% aunque eso sí “dependerá, en cierto modo, de si la vuelta a la estabilidad política permite que se recupere y se consolide la senda del crecimiento”.

Estrategia de ‘las dos ies’

Internacionalización e innovación. Estos dos pilares maestros sobre los que pivotan las empresas del siglo XXI también se han convertido en alma matter para Grupo Norte. Además de en España, los colores azul y verde de la compañía pueden verse desde hace 15 años en Chile y 4 en Perú. Países en los que la afinidad idiomática y cultural ganó la partida a los costes “tenemos más cosas en común con un chileno que con un alemán”. Dentro de Europa y desde el pasado noviembre, Grupo Norte tiene presencia en Portugal. Una nueva implantación con la que se pretende dar un espaldarazo al negocio internacional, cuyo objetivo está en pasar del 8% al 20% de peso de aquí a 2019.

En el área de innovación, Canal Innova es otra de las iniciativas que, “por convicción”, han impulsado Álvarez y su equipo. Los foros que se desarrollan bajo este marco tienen como objetivo contribuir a un cambio cultural para que la innovación se convierta en el eje que de respuesta a las necesidades y ritmo de la demanda. Un espacio en el que se transmite la idea de que innovar no es sólo cosa de uno, “todos los departamentos y todas las personas de esos departamentos tienen que innovar cada día”.

Grupo Norte, del pequeño colmado de León a recorrer el mundo