Miércoles. 20.09.2017

Seis de cada diez consumidores compran ya a golpe de ‘clic’

Las compras en tiendas físicas han caído más de un 20% entre 2016 y 2017. Frente a ello, más del 53% de las pymes y autónomos que emplean el comercio electrónico como canal de ventas han aumentado su facturación.

Seis de cada diez consumidores compran ya a golpe de ‘clic’

Como si de energía se tratase: ni se crea ni se destruye, se transforma. Los nativos digitales de la ‘generación del milenio’ están dando un giro de 360 grados en los hábitos de consumo. Pese a que los colmados y las tiendas de toda la vida continúan siendo el canal preferido, el 58% de los consumidores españoles afirman comprar virtualmente “al menos” una vez al mes, y el 27% lo hace, como poco, semanalmente.

Ambas cifras, que respectivamente son 10 y ocho puntos más altas que las registradas en 2016, contrastan con la caída de más de 20 en el caso de las adquisiciones en establecimientos a pie de calle. Así se extrae del informe Total Retail 2017 de la consultora PWC, en el que se destaca además que aunque España progresa adecuadamente todavía estamos muy lejos de países como China -que con un 94% de consumidores online se sitúa primera en el ranking mundial-, Reino Unido (81%), Alemania (81%) o Italia (79%).

Además del renquear heredado de la crisis económica, el cambio de hábitos en la forma de consumir habría incidido la pérdida de más de 90.000 autónomos del sector del comercio. “Debido a los cambios de modelo es muy difícil que volvamos a ver las cifras pre-crisis de autónomos del comercio. El comercio electrónico y las ventas por internet nos permiten llegar mucho más lejos y abrir nuevos mercados pero también revierten en que el número de negocios y trabajadores del sector sea cada vez menor”, explica Lorenzo Amor, presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos). Ahora bien, este no es la principal causa de muerte de la tienda tradicional, “el verdadero problema es que las ventas sigan estancadas”, concluye.

Por su parte, Eduardo Abad Sabaris, secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) lamenta que “el comercio minorista fue el principal sector refugio en los años de recesión. Se produjo un sobredimensionamiento en un sector al que se incorporaron personas de baja cualificación profesional, que han competido a base de bajadas de precios y no de calidad”.

A ello se suma el incremento del consumo en los grandes centros comerciales y la falta sucesor al frente del negocio. En la última década, más de 550.000 negocios de autónomos se han visto abocados al cierre por esta causa. Cabe recordar a este respecto que la Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo, en su disposición adicional sexta, recoge que bajo el marco de la Subcomisión para la reforma del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) se determinarán medidas que garanticen el relevo generacional, como por ejemplo facilitar el acceso a la jubilación parcial de los autónomos que no cuenten con trabajadores a cargo, mediante la contratación a tiempo parcial o completo de un nuevo empleado.

Aumento de ventas e internacionalización

La pérdida de 8.122 autónomos del comercio minorista (-1%) en términos interanuales con la que cerró el mes de agosto, no se corresponde con los resultados de caja. Según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), entre julio de 2016 y julio de 2017 las ventas del sector se incrementaron un 0,7%, sumando tres meses consecutivos de incrementos.

Bonanza que se notó aún más en las cuentas de los autónomos y pequeñas empresas que emplean el comercio electrónico como canal. Según un informe de la plataforma eBay, el 53,3% de las pymes que operan a través de esta vía aumentaron sus ventas en 2016, superando en casi trece puntos a las que sólo cuentan con tienda física (40,9%). Tendencia que se consolida en las previsiones para este año, el 58,7% de las que comercializan sus productos y servicios en la red consideran que venderán más (47,2% en el caso de los negocios tradicionales).

Asimismo, los datos ponen de manifiesto que el comercio electrónico se afianza como canal estratégico entre las pymes, una de cada cuatro (23,7%) lo emplea y más del 5,4% de su volumen total de ventas proviene de la red. Por otra parte, contar con tienda electrónica aumenta la visibilidad de los productos y servicios de autónomos y pymes dentro y fuera de nuestras fronteras. El estudio de eBay señala que más del 22% de las pequeñas empresas creen que esta es la vía que les permitirá exportar sus productos e internacionalizarse.

Ahora bien, no es oro todo lo que reluce y entre las dificultades que alegan las que no se han subido aún al trasatlántico de la digitalización está la inversión, la logística en la entrega de productos y la dificultad para atender al cliente.

Seis de cada diez consumidores compran ya a golpe de ‘clic’