Miércoles. 20.09.2017

LA IMPLANTACIÓN DE PUNTOS DE CARGA EN LAS GASOLINERAS

AEVECAR, dispuesta a participar en la movilidad eléctrica

Víctor García Nebreda, secretario general AEVECAR, a la izquierda durante la Jornada.
Víctor García Nebreda, secretario general AEVECAR, a la izquierda durante la Jornada.

Las estaciones de servicio se han convertido en un sector estratégico para la implantación y crecimiento del coche eléctrico.

AEVECAR, dispuesta a participar en la movilidad eléctrica

Estamos asistiendo a un periodo de transición entre el coche de combustión y el coche eléctrico, que para muchos ya es realidad y que para otros es cosa del futuro. En cualquiera de los casos, su desarrollo y crecimiento comienza por tener una infraestructura y es en este punto donde las estaciones de servicio juegan un papel fundamental.

“En AEESCAM representamos a empresas que se dedican a suministrar lo que sea -gasolina, diesel, glp, etc- para que el vehículo funcione y el día que este se mueva con energía eléctrica, seguro que estaremos allí”. Estas han sido las palabras de Víctor García Nebreda, secretario general de la Agrupación española de vendedores al por menor de Carburante y Combustibles (AEVECAR), durante la jornada Presente y futuro de la movilidad eléctrica en las estaciones de servicio y el renting, celebrada el pasado 12 de septiembre.

Pero para que las actuales gasolineras puedan adaptarse a las demandas que la movilidad eléctrica, necesita una inversión muy grande que el pequeño empresario de una estación de servicios no puede asumir. Por esta razón el secretario general de AESCAM ha expresado su deseo para que los Ayuntamientos, el Gobiernos o las empresas privadas encargadas de potenciar los coches eléctricos cuenten con ellos “porque nuestra vocación es dar suministro, pero no nos podemos endeudar para ello y todavía los vehículos eléctricos no tiene suficiente demanda como para que la instalación de cargadores sea rentable.

imagen de la Jornada

En este sentido, Javier Bescós, subdirector de Servicios de Ahorro Energético, ha puesto negro sobre blanco en el asunto con una propuesta: “Abrir el ratio de las ayudas, es decir que no solo se subvencione el 40% de la inversión que requiere abrir un punto de carga, sino que se subvenciones el 100% para que estaciones de servicios y Ayuntamientos puedan instalarlos haciendo frente al coste... porque estamos en un momento en el que el modelo de negocio del coche eléctrico no está consolidado”.

Por qué no termina de triunfar el coche eléctrico

La movilidad eléctrica seguirá avanzando cada vez más porque “esto es un cambio hacia un mundo más ecológico” ha dicho Arturo Pérez de Lucia director gerente de AEDIVE (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico).

La tecnología permitirá que los vehículos eléctricos sean más autónomos, recorran más kilómetros y las baterías duren más. Se calcula que en 2030, el 30% de los vehículos serán eléctricos, pero hasta entonces sus actuales datos de comercialización no proporcionan una rentabilidad al sector de las estaciones de servicio: “Si observamos las ventas de coches eléctricos, vemos que en 2016 se vendieron 1.850 coches eléctricos, frente a los 900.000 vehículos que se venden al año”, ha explicado García Nebreda.

Cifras que revelan que la mayoría de los consumidores españoles “aún no pueden asumir el coste de un vehículo eléctrico, por muy beneficioso que sea para el medio ambiente”.  El precio mínimo de un coche eléctrico es de 30.000 euros aproximadamente, mientras que el de uno de combustión es de 6.000 euros.

Asimismo, ha querido recordar con respecto al cuidado del medio ambiente que en 2004 se le concedió a AEVECAR el premio de la Comunidad de Madrid a la Protección del Medio Ambiente. “Nos hemos preocupado bastante por ser un sector muy limpio, porque trabajamos precisamente con sustancias que no lo son”, aclaraba el secretario general.

Otras de las razones por las que el coche eléctrico todavía no se ha asentado en el mercado español, desde su invención en 1834, es porque “el petróleo es la energía más barata que existe. Y por eso se ha utilizado” ha subrayado Víctor García Nebreda, quien, además, ha añadido otra por la que se utiliza el petróleo y es que en 2017 se esperan recaudar 11.000 millones de euros del impuesto especial de hidrocarburos sobre un total de 200.000 millones de euros de recaudación impositiva que va a tener el Estado español.

Esto quiere decir, tal y como ha aclarado el secretario de AEVECAR, que “el 5,5 del total de impuestos que se van a recaudar en este país, se va a recaudar vía o venta de combustibles fósiles […] Esto implicará que en el futuro habrá que crear un impuesto a estas recargas eléctricas de los coches, porque el Estado español no puede permitirse prescindir de un 5,5 de su recaudación impositiva”.

Sobre las subvenciones para promocionar el coche eléctrico, García Nebreda ha puntualizado que “las ayudas son importantes, pero estamos hablando de 500 millones de euros para que la gente compre coches eléctricos, en vez de dedicarlos a otros menesteres”. 

AEVECAR, dispuesta a participar en la movilidad eléctrica